Gracias por su risita

24 abril, 2011 § Deja un comentario

Usted, que se queja de los que le hacen la vida imposible, sigue inclinándose, sonriente, para plasmar incongruencias mímico-fonéticas ante todo tipo de niños que se encuentra al azar por las calles, o que frecuenta en los domicilios de aquellos amigos suyos que han sido bendecidos por la paternidad.

Niños, esos seres berreantes que, desde sus cochecitos, son capaces de proferir los chillidos más sobrecogedores y de dejarle a uno sin dormir todas las noches que haga falta. Seres sin barba ni arruga ninguna en la piel, que se ríen cuando se cagan encima y lloran cuando se lo pasan bien.

Pues bien, señor mío, el cien por cien de los hijos de puta que le amargan la vida, fueron niños. Así que usted mismo, adelante, relaciónese si quiere con esas larvas de adulto peligroso y ya verá. Muéstreles nuestro punto dèbil y puede estar seguro de que, cuando sean adultos, no lo olvidarán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Gracias por su risita en Conócete a mí mismo.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: