El modelo mental

19 junio, 2011 § 1 comentario

Este artículo apareció por primera vez en la revista Voice, donde hice una página mensual entre 1996 y 1999, bajo el título “Historia abreviada de la música portátil”. Por entonces, ni siquiera se hablaba del Alzheimer, de la bipolaridad ni de otras terribles enfermedades contemporáneas. Después reapareció en el libro “(La) música (como) destornillador”, publicado en Alcalá de Henares por el Colectivo Actividad en 2003, que recogía estas colaboraciones y otras, como las que publiqué en el Diari de Barcelona.

Mientras otros textos de esa época envejecían apaciblemente, este siguió siendo objeto de mi cariño y lo adapté para el espectáculo de cabaret “Ciencia recreativa”, que estrenó La Companyia Quàntica en la Festa Major de Gràcia el 16 de agosto de 2009 (ver en http://vimeo.com/6498689 ). Siguen pasando los años y aún me parece útil, así que lo vuelvo a publicar en este bloc, que para eso está, entre otras cosas:

 

El otro día leí el último informe de la Organización Mundial de la Salud sobre enfermedades mentales humanas, y decía que están censados 500 millones de enfermos mentales en el planeta, divididos en varios grandes y extraños grupos.

Han censado a 52 millones de esquizofrénicos, 150 millones de neuróticos, 120 millones de retrasados mentales (cosa que no acabo de entender, no son enfermos), 50 millones de epilépticos (mis dudas sobre si es una enfermedad mental o cerebral) y 30 millones de locos (la noticia del periódico lo dejaba así de incierto).

Pero sigámosles el juego…

He hecho mis cálculos.

Primero, demos por supuesto que la estadística esté hecha con buena intención. Si tenemos en cuenta los numerosos países en que un censo así resulta imposible porque ni siquiera hay psiquiatras, más los de seguro innumerables no censados en los países desarrollados (pequeñas neurosis que no dificultan trabajar, esquizoides, esquizotímicos, etc) y añadimos aquellos que sufren daños neurológicos evolutivos o profundos por causa de accidentes, o lesiones cerebrales, más las fobias, paranoia y reacciones puntuales que el consumo de drogas (especialmente alcohol) producen momentáneamente y además tenemos en cuenta los estados depresivos y de ansiedad causados por los problemas laborales, familiares y, en general por la falta de plenitud y satisfacción vital, psicosomatismo, estrés…

…y teniendo en cuenta que las zoofobias (gente que mata o tortura animales) y otras desviaciones de agresividad no inter-humanas, no suelen contemplarse como enfermedades mentales, aunque sin duda lo son y, si además, por tratarse de una reacción profundamente autodestructiva, consideramos el racismo como enfermedad mental de tipo cultural (es decir, muy contagiosa)…

Y aún descartando otras tendencias que podrían llamarse socio-somáticas, como el esnobismo o el analfabetismo voluntario, si la población mundial actual es de 5.292 millones, ¡posiblemente dos terceras partes de la humanidad serían enfermos mentales!

¡Difícil es creer que una proporción semejante permita la existencia de un modelo mental “sano” y homologable!

Sí, y también es difícil de creer que dicha proporción no se pueda trasladar a todos los colectivos, sectores sociales, clases o gremios, pensando que algunos la sufran en mayor medida que otros. Por ejemplo, los políticos, las clases gobernantes, contarían con un porcentaje similar de enfermos mentales que los albañiles o los parados o los piragüistas.

¿Estamos, pues, gobernados por un colectivo cuyas 2/3 partes podrían ser enfermos mentales?

Buena pregunta. Y también me pregunto: ¿Acaso esa mayoría universal no estaría determinando el desenlace de la historia, las culturas del mundo, la organización de la convivencia, los modelos de existencia, las estructuras políticas y hasta la propia sanidad?

Claro, ante esta proporción de 2 a 1 a favor del desequilibrio, la inarmonía, la parcialidad, no cuesta comprender los fanatismos, las leyes absurdas, los delitos sin víctima, las desigualdades, la elucubración sobre la genética, el pesimismo y hasta el odio.

¿Acaso los seres humanos no deberían re-orientar su desarrollo y su evolución como especie hacia un auténtico auto-ecologismo? ¿Acaso es menos grave o peligroso sufrir uno mismo que hacer sufrir a los demás? ¿No es absolutamente necesaria una terapia universal?

¿Pero quién podría impartirla? ¿Cómo 2/3 aceptarán los consejos y la ayuda de 1/3, si esas fracciones están repetidas, estratificadas, en todos los ámbitos de la esfera de vida humana?

¿Y si además ese 1/3 ignora lo que sucede, viéndose abocado en la mayoría de los casos, en un momento de la vida, a sufrir en sí mismo, no el desconocimiento de su minoritaria salud, sino de la enfermedad ajena?

Quizá son aquellos que votan a los políticos con la sana intención de que les dejen en paz, subvencionando la obsesión ajena, los primeros en sucumbir al dogma y la ambición psicótica de los otros, viendo sus vidas destruídas, obligados a sacrificar ilusiones, amores y optimismos a cada embate de los que proyectan su enfermedad mental.

Sí, quizá la tristeza, el dolor y la desgracia sean sólo el final de todo ese extraño circuito mental que aquellos que no saben, no pueden o no quieren ser felices, proyectan hacia los demás, haciéndoles creer que caminan en pos de la felicidad…

Quizá el estricto control del albedrío y de todo aquello que expande la mente, de la historia, siempre reescrita por los vencedores a sangre y sufrimiento, sea un gigantesco mecanismo que pretende hacer extensivo al universo entero el fracaso espiritual de aquellos que nunca han creído por completo en su propia naturalidad…

Abonando, así, un cáncer cultural de incalculables dimensiones cuyos antídotos han sido sistemáticamente destruídos a lo largo de los siglos.

Anuncios

Etiquetado:, , ,

§ Una respuesta a El modelo mental

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo El modelo mental en Conócete a mí mismo.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: