Golpe de estado mundial

4 agosto, 2011 § Deja un comentario

Me pidieron unos amigos que hablase del golpe de estado mundial y es lo que me dispongo a hacer.

Ya estoy hablando del golpe de estado mundial.

No sé si se nota pero la frase que hasta ahora más aparece en este post es “golpe de estado mundial”.

Sería una redundancia decir “golpe de estado mundial perpetrado por cobardes” porque todos los golpes de estado los perpetran cobardes, así que lo dejaremos en “golpe de estado mundial” pero volveremos a decirlo sin comillas a partir del próximo párrafo.

Más alucinante es decir “golpe de estado mundial perpetrado por civiles”, ostras, he vuelto a usar las comillas. Sí, es cierto, por fin, una vez instaurada la dictadura del consumo, la nueva clase dominante ha conseguido convertir el mismísimo planeta en un centro comercial con problemas de imagen y a punto de cerrar. Tal es su sabiduría, alta es su incompetencia, mayor mi indignación (y una contractura que tengo en la espalda de tanto escribir en el ordenador).

¿Qué se puede decir de un tema tan secreto como éste? Pues prácticamente nada. Ha habido un golpe de estado mundial y lo han llevado a cabo gentes de quienes se reían en clase, que nunca follaban y seguramente arrastran complejos desde esas incipientes etapas de su innecesaria adolescencia. No, no me estoy poniendo freudiano ni mucho menos. Freud sacaba sus conclusiones de los sueños y el inconsciente, pero esto de lo que hablo salta a la vista. Con leer un poco de Simenon hay suficiente para convertirse en experto en payasos serios. Gracias, Charlie Rivel, por elevar la risa a la categoría de llanto: aquí estamos, llorando por unos héroes que sucumbieron al ser creados por una legión de teleadictos capaces de confundir la tragedia con la comedia. Sólo hay un pueblo preparado para la tragicomedia: Italia (es decir, los italianos), pero no sabemos el precio de tal preparación. ¿Qué deben deber a quién para haber pactado con vete a saber qué y estar sin embargo dispuestos a ello? ¿Seríamos capaces los españolitos de tal audacia? Italia es, en pleno golpe de estado mundial, un ejemplo moral para la vieja Europa, ese antiguo lugar donde la gente llevaba bajo el brazo un periódico o una barra de pan, en lugar de llevar una pistola. Es cierto, todo el mundo piensa que en Italia ya están todos dormidos aunque yo creo que es más bien allí donde se renovará pronto el ciclo.

Pero ha habido un golpe de estado mundial y lo más triste de todo es que lo han hecho cobardes forrados de pasta, armados, que además nos riñen por todo lo que hacemos.

El único secreto que vale la pena desvelar es que ellos nunca serán felices si nosotros no lo somos, y al revés, pero como no lo saben y nadie ha sabido muy bien cómo explicárselo, están convencidos de ser la clase dirigente, de estar salvando el mundo, vete a saber de quién o de qué, y de paso su culo, tal como usted podría estar convencido de ser una berenjena, de una forma sencilla y personal. ¿Nadie piensa ayudar? ¿No véis que están completamente locos?

¿Alguien obtiene algo de todo esto? Sí, es obvio. ¿Alguien pierde mucho con todo esto? Claro, tropecientos. ¿Tiene sentido?

Aquí viene la parte triste. Tiene un sentido, que sobrepasa la duración de una legislatura, de una guerra y hasta de un país:

Mientras toda esa gente ambiciosa y deseosa de poder no superen sus fracasos escolares, sentimentales y sociales, no hay nada que hacer. Tendremos una “cultura” pero no seremos (juntos) una civilización. No vale la pena lamentarse por lo que nos deben esos cobardes, toda esa gente, efectivamente incapaz de ser humana, lo cual quiere decir no ser nada. Caramba, no es tan difícil, pero ahora, van y  se nos distraen agarrándose a un gigantesco consolador más arquetípico que el mismísimo fútbol: la economía. ¿Qué esperan encontrar en ese juego de abalorios? ¿El amor de sus hijos? ¿El respeto de sus víctimas? ¿La razón de estar vivos? ¿Una perculación definitiva? ¿No les parece que, por más que técnicamente la gasolina sea una esencia, lo esencial es otra cosa? No se han dado cuenta de que no hacía falta haberlo hecho? ¿No son capaces de entender lo sagrado del mandato de la comunidad? Es decir: PODÍAN HABER HECHO LO CONTRARIO, y todos seríamos más felices, incluidos ellos, que no lo serán nunca jamás. Podrían poner un cero más a los billetes, o fabricar muchísimos más, ¿qué importa? Son míseros vales. Y ocuparse de lo demás: su hígado, su páncreas, su salud mental… Vivamos en paz esta mierda de mundo o a este paso no habrá generación que no se coma una guerra. Y la verdad, para lo que hay que conseguir, que eso es lo más mediocre de todo, el objetivo, si lo hay, de todo este marrón, seguirá siendo actuar de acuerdo con un montón de cosas que no existen y se han ido inventando todos los tarados de todas las épocas desde que la especie humana empezó a manipular su propia historia.

(Dirigido a los señores autores del golpe de estado mundial de principios del siglo XXI -propietarios del © sobre el tema, y a todos los mongos que no se han enterado todavía, sin olvidar que esto se lo debemos a un tipo brillante excesivamente materialista: Jacques Attali, que se inventó la moderna Europa un día de subidón y no pensó que la moneda única nos llevaría a todos a las mazmorras de Mordor. Sin embargo escribió un libro totalmente recomendable si quieres saber qué es todo esto de la SGAE -que, al lado del palo que pegó Millet, es una party de quinceañeros-, el libro se llama “Ruidos. Ensayo sobre la economía política de la música” y vale la pena).

Pues ya he hablado del golpe de estado mundial (en el próximo post hablaré de la SGAE). Como todos los golpes de estado, es de mal rollo. No esperéis nada bueno de toda esta tubería de mierda subatmosférica que están vertiendo sobre nosotros. Ser optimista sería de lerdos. Puedes esperar que la mierda te caiga justo encima sentado tranquilamente a la puerta de tu pasado o puedes correr por el laberinto de tu futuro tratando de esquivarla. Trata de ser adulto en un mundo infantiloide. Sucumbe dignamente.

La humana langosta dispuesta a posarse

Anuncios

Etiquetado:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Golpe de estado mundial en Conócete a mí mismo.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: