Un poco más sobre cine: El inconcreto secreto del unicornio

27 diciembre, 2011 § 2 comentarios

Postal de época con dos vistas del Loch Lomond (gentileza de Pascal Comelade).

Hace ya quince días que anduve hasta el cine de mi barrio para pasar por el tamiz de la tintinología la película de Spielberg y Jackson que se exhibe con el título de “Las aventuras de Tintín: el secreto del Unicornio”. La tintinología, ya sabéis, no es lo mismo que la tintinofilia, puesto que se ocupa más de descubrir las claves de que el universo creado por Hergé se sostenga de la manera que lo hace y no tanto de coleccionar maquetas, figuritas o gadgets de Tintín y sus personajes. La tintinología acostumbra a ser severa. Las claves del universo de Hergé son técnicas e inspiradas al mismo tiempo. Hergé es un maestro en armar realidades con la imaginación y su método es extraordinariamente complejo a la vez que produce un resultado natural. Trabajó las personalidades de los protagonistas de la saga con precisión, les dotó de pasado y futuro y a lo largo de la serie evolucionan de acuerdo a un plan general, que viene a ser un ciclo de iniciación. Los dos libros, precisamente, que reúnen la aventura del Unicornio y el Tesoro de Rakham el Rojo representan un momento de inflexión en la historia de ese grupo de personajes que determinará su destino de forma capital. ¿Encontraría esa complejidad en la película?

Era necesario echar un vistazo a lo que el famoso director/productor y el famoso productor/director habían hecho para iluminar la perfecta arquitectura del mundo de Hergé y dejarme llevar hasta conectar con su aportación al universo Tintín.

Así que me adentré en la película sin prevenciones ni prejuicios ni escrúpulo alguno y días después he puesto el artefacto audiovisual en cuestión bajo la mirada tintinóloga:

Me atrevería a decir que el guión está lleno de torpezas, a diferencia de los impecables storyboards de Hergé, de quien solamente han recreado las escenas, el atrezzo, las localizaciones… añadiendo un importante desconocimiento de la geografia y el arte, trufado con un desfile de tintinofilia kitsch que no duda en poner moais de la isla de Pascua en un palacio de un puerto marroquí, así que el efecto colateral de enseñar cosas de geografía y arte que tienen los álbumes “maduros” de Tintín, en la película desaparece. El verismo de los guiones hergeanos sufre también serios reveses cuando de repente un motor de avión puede funcionar con el aliento de alguien que se ha bebido una botella de alcohol clínico (supongo que es el momento pixar)… en fín, no entraré en detalles.

Las trepidantes escenas que hacen a algunos hablar de un Tintín “Indiana Jones”, a mí me parecen divertidas y no tan alejadas del espíritu de los álbumes. Por ejemplo, todo el volumen “El asunto Tornasol” es una pura persecución, pero es cómic, las imágenes están quietas, el movimiento sucede en nuestra mente. El cómic es cine dibujado. Y Hergé era un maestro en ello, puso muchas escenas trepidantes y vertiginosas en sus historias. La película las disfruta. La escena del robo de la cartera es magnífica. Ningún problema.

Si bien, salvando algunos detalles, la representación visual de los personajes es sugerente y atractiva en sus personalidades tridimensionales y sus voces son creíbles, la psicología de éstos se aborda de forma mucho más retrógrada. Haddock es, por ejemplo, un tipo barriobajero y cretino al que Tintín provee consignas de autoestima. Los secundarios, directamente, están tratados como estúpidos: los árabes son presentados como bobalicones, el frágil profesor Sakharine aparece, en un golpe audaz del guión, convertido en el villano tonto y ambicioso (en Hergé los villanos siempre son muy listos) desperdiciando un elemento clave de la trama: los peligrosos hermanos Pájaro. Con Sakharine como malvado viene de regalo algo totalmente infumable del tipo “lucha ancestral entre estirpes (El Rojo contra De Hadoque)” que es de vergüenza ajena, aderezado con magia baratucha al estilo Piratas del Caribe.

Como en el universo creado por Hergé todo encaja, quitar alguna pieza o mover otra de sitio hace resentirse la historia en el sentido de que la vuelve peor desde el punto de vista del guión y de su capacidad de sugestión. Moulinsart tiene sentido con un Tornasol dispuesto a actuar como mecenas con sus ganancias como inventor y muy poca credibilidad con un Sakharine en batín en una casa en ruinas que parece salida de una mala película de terror. Mucho menos Néstor convertido en iniciado… Eso sí, hay que decir que el marino Alan es tan estúpido y peligroso como en el cómic.

Como consecuencia de la chapuza del guión, la película se sitúa en el terreno de la mala imitación de un auténtico maestro del storyboard y creador de personajes. Aquí va una guinda final: para poder apañar el hallazgo del tesoro, en primer lugar resulta que Haddock jugaba de niño en el castillo de su abuelo y cuando descubren la estancia tapiada donde se oculta el tesoro, el mismo capitán sentencia: “Mi abuelo la debió tapiar cuando vendió el castillo”. Nadie en su sano juicio emparedaría a propósito su fabuloso tesoro en el sótano y luego vendería el castillo con el tesoro dentro para sanear su economía… Es un guión demencial. Hergé maneja el asunto de forma que el hallazgo del tesoro resulte ser karmático, fortuíto y merecido. En el cómic, cuando la misión fracasa, Moulinsart deviene una consolación y al mismo tiempo el receptáculo del destino. Tales sutilezas no esperen encontrarlas en este audiovisual.

En cuanto a la ética de la película, qué quieren que les diga, prefiero a la pandilla original de hiperactivos formada por un perro y un marinero alcohólicos, dos tontos del ala y un chiflado sordo como una tapia, adictos a las novedades y a meter las narices en donde no les llaman, que acompañan a un andrógino inexpresivo que parece salir de la serigrafía de una caja de galletas, que no ese puñado de personajes enloquecidos y fuera de contexto que presenta la película. De los primeros, al menos, se puede extraer una enseñanza: la amistad es lo más importante.

Eso sí, si van a verla, lleguen antes de que empiece, no vayan a perderse los títulos de crédito iniciales, ya que son fantásticos y, a diferencia de la película, rinden un verdadero homenaje a Hergé y al misterioso universo de Tintín.

Anuncios

Etiquetado:, , , , , , , , , ,

§ 2 respuestas a Un poco más sobre cine: El inconcreto secreto del unicornio

  • Roger Atrofe dice:

    “-Apa, veniu amb mi!
    -D’acord. Però amb una condició: que hi anem junts!”
    de Tintín al Pais de l’Or Negre

    Jo encara diria més;
    en aquesta apropiació spielbergjacksoniana del món d’Hergé hi ha una altra gran mancança, una altra perversió que elimina un dels grans atractius de les aventures de Tintín. Em refereixo als Dupond Dupont i en general a l’element d’humor dels còmics. És curiós veure com l’humor és un element que s’escola en els còmics de Tintín d’una forma progressiva: des de la cosa barroera i certament poc graciosa de pantuflades, d’un Milú partener més o menys graciós d’un Tintín que no ho és mai en absolut, fins a l’aparició dels quatre personatges madurs on reposarà tot l’intríngulis humorístic de les historietes. És a dir, el capità Haddock, la parella Dupond-Dupont, el profesor Tornassol i la Castafiore. Un sentit de l’humor basat en l’equívoc i en les perversions que fan del llenguatge que els/ens porta a topar-nos amb l’absurd: els insults inventats i escopits per Haddock, l’altra dimensió en la que ens transporta la sordera de Tornassol, la incapacitat de Castafiore de recordar el nom del capità, i sobretot el joc estúpid, parodia de les deduccions lògiques dels grans investigadors policíacs, sobre el que es mouen els Dupond/t.
    Però és clar, un es posa a pensar en les situacions humorístiques de les pel·lícules d’Spielberg o de Jackson i no troba ni rastre d’un humor absurd. Més aviat es mouen en l’esfera més clàssica dels clixés, de la parodia, del personatge que adquireix el rol de bufó… un humor poc pervers que passa com de resquitllada per la història i que només ajuda al desenvolupament del guió, sense gosar, com ho fan els personatges d’Hergé, a pensar-nos envoltats d’una bogeria que qüestiona el mateix sentit de l’aventura. D’aquí que a la pel·lícula hi trobem gags humorístics tan desafortunats com els comentaris sexuals sobre un dels mariners amant de les ovelles del Karabudjan, o el ja apuntat rot alcohòlic que permet que el motor de l’avió es torni a engegar (i és que sembla que el capità Haddock passa a convertir-se en un personatge bufó a l’estil d’uns eewocks o del nan de la saga del Senyor del anells). I que en canvi es desarmi el potencial dels Dupond/t. Perquè a més de ser uns patosos i uns curts de gambals, la seva actitud és la d’uns bojos perillosos, sovint amb una actitud no del tot clara respecte a Tintín i les seus. Ells estan més enllà del Bé, del Mal i del Regular, i els seus raonaments més enllà de la lògica. Per això un dels seus gran gags és aquell recorrent ‘Jo encara diria més…’, que en les seves formes més refinades perverteix la primera frase d’un d’ells per a convertir-la en un absurd inqüestionable, més enllà del qual és impossible rebatre. S’altera l’ordre de la deducció o bé es canvia l’ordre de les lletres per arribar a un nonsense. Així:

    Dt: Posar-nos una bena als ulls? Mai de la vida! Un Dupondt va a la mort cara a cara…
    Dd: Jo encara diria més: un Dupond va a la cort mara a mara…

    A la peli hi ha un moment que es posa en marxa aquest recurs, però quina va ser la meva sorpresa en veure que s’ho van fer anar de tal manera que el capgirament de l’ordre de la frase del primer no alterava per a res el seu significat, totes dues tenien un sentit totalment lògic. És a dir que tant Dt com Dd deien el mateix i les dues proposicions quedaven allà tal qual, neutres i ben netetes, sense rastre de bogeria. Dupond i Dupont, dos polis senzillament patosos i talossos sense xispa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Un poco más sobre cine: El inconcreto secreto del unicornio en Conócete a mí mismo.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: