Consideraciones sobre la posibilidad de trasladar el Centro Místico del Universo a una ubicación más segura

7 julio, 2012 § 1 comentario

Una centralidad mística de carácter excéntrico aunque natural y sólida basada en la verdad

PROPUESTA

Consideraciones sobre la posibilidad de trasladar el Centro Místico del Universo a una ubicación más estable, aireada y, por tanto, menos miasmática, ahora que la situación urbana y aglomerada no deja espacio para no pensar.

INTENCIÓN

En relación a las causas de este estudio, se observa el mismo misterio que en proclamaciones anteriores e incluso en este ensayo se utilizan argumentaciones. La mayoría de ellas son científicas aunque algunas han sido eliminadas de la versión escrita para poder minimizar sus efectos.

ARGUMENTACIÓN

De esta manera nos encontramos ante un texto divulgativo sin más pretensiones que difundir, entretener y hacer que cualquiera llegue antes a cualquier sitio que si estuviera mirando el paisaje.

CONTEXTO

El Centro Místico del Universo: un concepto.

Desde que Salvador Dalí proclamó la estación de Perpinyà como Centro Místico del Universo (CMU), han pasado muchas cosas. La primera fue que Julià Guillamón, Pau Riba y un servidor, viendo la inutilidad de la existencia de un centro místico del universo aquejado de los males de la globalización y la desaparición de las fronteras, y también, por probar, que no por esnobismo, decidimos promover el Bar Casajoana como tal. Aquella gente quizá ni llegó a enterarse. Hubo una operación inmobiliaria que se llevó por delante el viejo bar, mi casa y, como consecuencia, el CMU.

Largamente meditado, dicho lapsus me permitió estudiar dónde ubicar su nuevo emplazamiento y mira por dónde, se me ocurrió la Bodega Marín. La consistencia de mandala parecía sostenerse y probablemente algunos espíritus del arte se manifestaban por paganismo y por provocar. Ello me decidió.

Hubo una investigación previa, muchas de las cosas que estaban en el sitio que iba a proclamar no formaban parte y otras sí, y era imposible homologarlas. Fue duro. Pero al final, el CMU pareció funcionar y producir un montón de cosas, que si sorpresas, que si creencias, que si descreimientos y hasta nobles ignorancias basadas en la voluntad, sin descartar los milagritos que tanto cuestan.

Fueron años maravillosos en los que la vecindad se acercó con ojos luminosos y esperanzas alienígenas a ese brote de la no existencia absoluta del concepto que es el aleph. Los transportistas y los cuidadores de mascotas, diseñadores y albañiles, chicas modernas y relojes con chanclas y pies muy peludos. Todos se daban cita allí. Barcelona no hervía, sino que desaguaba en tan generoso lugar.

PRESENTE

Pero, aunque no lo puedan creer, nadie miró adentro, y nunca la totalidad se reflejó en los ojos asombrados de ninguna persona. Uno, por que nunca lo habían hecho. Dos, por que a nadie se le ocurrió.

De la recogida esporádica de restos que la brigada de reubicación del Centro Místico del Universo ha ido atesorando, se han podido obtener ciertos anhelos, confianzas e incluso certezas que, inmediatamente, han sido traducidas según las leyes del cálculo comercial y desveladas como una forma de felicidad que está siendo estudiada por si no fuera lo contrario.

Las conclusiones hablan de aves en migración, perros conformes y rutinas sin fin en la consecución de la pirámide de poder.

Durante años, las naves trataron de interrogar a los nativos y obtuvieron informaciones contradictorias. Era sí pero no. Podía ser no pero también no. Solo algún caso especial revelaba de vez en cuando la mecánica de espionaje radical desarrollada utilizando tecnologías muy avanzadas y, francamente, al alcance de la mano.

Pero han pasado los años, el CMU no responde aunque hemos intentado mirar si en el cuadro de mandos se reflejaba una pérdida de oxígeno, o de sentido, o de contexto. Hemos mirado, varios, a través de las mirillas que todo CMU incorpora de fábrica, pero no se ve nada. De hecho, circulan leyendas que afirman que los habitantes del CMU creen que se encuentran en el Centro del Mundo, o en el Mundo de Más Adentro del Universo, o en el Universal Mundo Central de Algo.

Nada más alejado de la ficción. La pura realidad es su existencia y así mismo la necesidad de ser, en un continente conceptual lo bastante amplio para no dejar respirar.

Ahora que refulge la esfera de su poder, es el momento de trasladar el Centro Místico del Universo.

En ello emplearemos las horas cercanas aunque quizá ninguna, pues las cosas ideadas pierden peso en cuanto  las olvidas y es tan largo el camino para buscar una nueva ubicación para tan inútil aspecto de la vida, como necesario para el mundo mantener tal curioso equilibrio. Incluso diría que alguien podría interpretar esto como competencia y merecería que la migración de los ñus y las cebras atravesase su living-room durante catorce días.

CONSEJO

Instrucciones para desmantelar un CMU: nivel cero: toda resistencia es inútil.

Ahora ya nos vamos a formas más adultas:

Primero, no lo considere como tal (puede ser a través de un desengaño o de una observación científica neutral). Segundo, idee una ubicación mejor. Tercero, encuéntrela. Cuarto, manténgala en secreto. Pero, sobre todo, asegúrese de que es quien lo proclamó primero. Hoy están muy buscados los CMU y mucha gente se siente mejor si sabe que además de estar en un sitio, el sitio es CMU, pero hace años que no dan licencias CMU, de hecho solo había una y ahora, en una moratoria espiritual, ya no la hay.

COSAS DE LA VIDA

Ya no la hay.

TIEMPO DE REFLEXIÓN

El reflejo es lo opuesto a la realidad.

UNA COSA PARA RECORDAR

El yak blanco ya nació (en el gran colisionador de hadrones o en casa de cualquiera).

clave= ahora más obvio resulta (que nunca).

Anuncios

Etiquetado:, , , , , , , , , , , , , , , , ,

§ Una respuesta a Consideraciones sobre la posibilidad de trasladar el Centro Místico del Universo a una ubicación más segura

  • JORDI dice:

    Sé d’un solar urbà que aniria de fàbula per a tal delicat menester. Fa vint anys que només acull una plantació de males herbes. És, per tant, un no-lloc sense pretensions. A més para al carrer Segle XX; que és una mena de no-temps, incapaç d’oferir cap expectativa. I al davant hi té delimitada una zona de càrrega i descàrrega, afers carecteristics de la condició mística. Que el tingui al costat mateix de casa, per bé que pràctic, ja sé que no val com argument.
    Alguna cosa deurien veure-hi aquells gitanos romanesos que l’ocuparen durant un temps…Que si algú té un saber real dels llocs, aquests són els nómades.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Consideraciones sobre la posibilidad de trasladar el Centro Místico del Universo a una ubicación más segura en Conócete a mí mismo.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: