¿Obscenidad o morbo?

13 julio, 2012 § 1 comentario

Así están las cosas

Todavía no sé explicarme que relación tiene el expolio, la riqueza a costa de los demás y el mal gusto, con la ostentación de ello por parte de sus artífices (hasta la provocación y el insulto) y el seguimiento apasionado, por parte de sus víctimas, a través de la televisión y las peores celebraciones del mundo, con gran satisfacción y apuestas.

Hay una explicación que emerge hasta la saciedad en lo que llaman periodismo de investigación, que muchas veces lo hace gente que debería ser investigada: “todos somos unos pobrecitos que solo queremos estar en el sitio de control y poder. Admiramos y seguimos las gestas de los delincuentes institucionalizados por que quisiéramos ser como ellos, emularlos y experimentar el vértigo de llegar a final de mes, de año, de vida.”

No sé. Es posible. Pero en todo caso los susodichos no lo advierten, cosa que me parece un error de bulto muy peligroso. No es lo mismo andar por la vida tocando campanas en ruedas de prensa que decir: ya te he robado yo, ¿a quién vas a robar? Afortunadamente, como hubiera dicho Mortadelo, tienen estas gentes unas tías poderosas: las Amnis Tías.

Van a merendar a su casa y entre galletas y chocolates a la taza, se zafan.

Aún siendo más groseros y zafios que los altos funcionarios, se zafan.

Esa es la pura verdad. Ni siquiera conocen bien los mecanismos, por eso se entera la gente.

No vean el descrédito. Suerte que todo juega a su favor: las leyes, los días festivos, los tsunamis ajenos y el tiempo.

Eso dice la gente.

Se oye en las esquinas, y en los patios de vecinos, en el bar y en el barbero; te cruzas con alguien y ves sobresalir de su cabeza un globito en dos dimensiones donde pone: “cabrones”. Está a la orden del día, oiga.

Y sin embargo, no pasa nada. Con desfachatez y caradura unos, con miedoso rencor los otros, la vida sigue y el país, los países, el sistema, se encaminan al futuro de nunca jamás.

Parece necesario especular sobre cuál de las generaciones ahora mismo activas tiene los medios, la fuerza y la consciencia suficiente para darle la vuelta a esta situación civil y recuperar (o mejor, instaurar por primera vez) el Estado de la Verdad, el Respeto y la Igualdad. O si lo pueden hacer entre varias generaciones juntas, ya que lamentablemente la nómina de listillos emana de todas ellas.

Para partirse de risa.

Disco recomendado: “Symphonie pour le jour où brûleront les cités” de Art Zoyd 3 (1976)

Anuncios

Etiquetado:, , , , , , , , , ,

§ Una respuesta a ¿Obscenidad o morbo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo ¿Obscenidad o morbo? en Conócete a mí mismo.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: