La cultura y el gusto: cada vez más cerca (de algo)

28 agosto, 2013 § 1 comentario

Música celestial en los bares (Zug, enero 2002)

Música celestial en los bares (Zug, enero 2002)

Hay que recordar que la mayor parte de la gente no tiene ninguna razón para que no le guste la música creativa. (Nick Didkovsky)
De suerte que no es impopular porque es difícil, sino que es difícil porque es impopular. (José Ortega y Gasset)

 

Como estos últimos días de agosto está casi todo cerrado, el otro día fui a hacer el aperitivo a un bar que frecuento muy poco, pues me parece feo y te suelen tratar como si fueras subnormal. Al parecer, las camareras estaban de vacaciones y el dueño, que casi nunca anda por allí, estaba dando el callo en la barra. Quizá se alegró de verme porque la barra estaba vacía o porque pensó que había vuelto a caer bajo los encantos de su tugurio, el caso es que me dio conversación pasando por alto que yo trataba de leer a toda costa en un libro al que llevaba dos días enganchado.

– ¿Cómo va todo?

– ¿Todo? -le respondí con cara de mofeta soliviantada.

– Bueno, “todo” ya sabemos cómo va -se respondió a sí mismo con cara de marmota en pleno ejercicio de dilatación- Barcelona va muy mal. Debería ser como Berlín y mira… -añadió.

– ¿Por qué? -le pregunté, pensando que quizá odiaba este clima o la proximidad del mar y ansiaba una Barcelona de inviernos centroeuropeos y discretos veranos.

– Porque aquí es imposible salir y poder escuchar en un bar cualquiera música diferente, como la que tú haces.

– Ya -respondí entusiasmado.

– En Berlín los músicos pueden ganar dinero.

– ¿Ganar dinero? Lo dudo.

– Bueno, al menos pueden trabajar. Aquí no hay nada de nada. A veces salgo, buscando un bar donde escuchar algo diferente, como lo que tú haces, o jazz o música celta, y no encuentro nada.

– Ya -volví a responder con idéntico entusiasmo.

Entonces se fue un momento a la cocina y eché un vistazo al bar: allí predomina una pantalla gigante de televisión conectada permanentemente a la MTV, dando la tabarra con la mejor selección de música descerebrada y borderline. La banda sonora ideal para aquella conversación estúpida a la que me quería arrastrar, probablemente para poder fotografiarme la cara cuando manifestase los primeros síntomas de asfixia y publicarlo en facebook.

Aproveché su ausencia para pensar, aunque la música tampoco me lo puso fácil: si no hay locales con música interesante en vivo, ¿no será en parte porque el público no siente tampoco ninguna necesidad de que existan?

Quizá habrá que pensar que, ahora que parece obligatorio que todos los bares tengan la música puesta a todas horas, en ellos también se educa el gusto. ¿No podría aquel tipo poner su granito de arena, esforzándose para que la selección musical de su bar contribuyese a animar al público a conocer y consumir aquello que él llamaba “músicas diferentes”, ya que de tan buen gusto alardeaba?

No me mostré muy dispuesto a reanudar la conversación cuando volvió de la cocina, pagué y me despedí cortésmente, dejándolo disfrutar a solas de la íntima incoherencia entre su discurso y el de su bar enrollado. En caso contrario, le hubiese dicho que él estaba en la primera línea de los que colaboran generosamente en la destrucción del buen gusto en Barcelona, sumándose a esa banda sonora putrefacta con la que muchos hosteleros sin vergüenza contribuyen al indoloro proceso de la cretinización cultural. Y ellos sí que, además de trabajar, ganan dinero.

Anuncios

Etiquetado:, , , , , , , , , , , ,

§ Una respuesta a La cultura y el gusto: cada vez más cerca (de algo)

  • es inevitable, es imprescindible. es la hora. hemos de crear un Comité de Salud Pública, sector b.3: Música que instaure el reino del terror para acabar con los 40 principales, rac 105.
    este comité se puede ampliar hacia otros lares, evidentemente, pero por algún sitio hemos de empezar. Estel Comité de Salud Sonora puede empezar sugiriendo (guillotina en mano) a todos aquellos antros con un gusto dudoso a que cesen su actividad insaluble. Los clientes que no sean amantes del instrumento sanador revolucionario puede instaurar una huelga de sonidos para instaurar el silencio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo La cultura y el gusto: cada vez más cerca (de algo) en Conócete a mí mismo.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: