post de reconciliación

2 noviembre, 2013 § Deja un comentario

Intervención en el bar 68 (Gràcia-Barcelona, agosto 2013)

Intervención en el bar 68 (Gràcia-Barcelona, agosto 2013)

Hola. Han pasado unos cuantos días desde que hice el último esfuerzo para que no se notase que el verano adormece la blogosfera. Pero es bien cierto que esa estación causa estragos en las rutinas de prácticas como ésta. Y más cierto es que reemprender esas rutinas tan poco mecánicas cuesta más, cuanto más las dejas de hacer. Como el sexo o el comer. Llega el momento del desprendimiento, entonces salta la alarma… y no haces nada. No hay que hacer nada ante las alarmas. Es muy importante dejar que suenen. Como mucho, se puede comprobar si realmente avisan de lo que se teme o andan en otra cosa que, en el fondo, ni nos va ni nos viene. Por otra parte, el mundo sigue y, a veces, da la sensación de hacerlo por que, como contenedor que es de cosas extraordinarias y por tanto, refugio de nudos de significados que se entrelazan como las anacondas en el cortejo de apareamiento, da una impresión de avanzar que cuesta desenmascarar. Además, está muy mal visto. Así que, protegido por las cada vez más débiles fortalezas de la omisión, me he visto en la obligación de advertir a la Humanidad de que aquello es pura inercia, y esto es un blog.

Llegados aquí, tenemos una atención exclusiva: sala VIP, cafetería, poliglosia y el panel que señala las llegadas, las salidas y los retrasos. Como muy avanzados no vamos, vamos al grano: ¿Se han fijado ustedes en que existe un convencimiento general de que la única forma de salvar el sistema capitalista es hacer que valgan dinero las cosas que no lo valían hasta ahora? Por ejemplo, las necesidades y las soluciones. Lástima que seamos mucho más buenos creando necesidades que soluciones y, por lo tanto, la inflación es inevitable. Las soluciones no alcanzan para tanta necesidad creada. Las soluciones son parciales, diminutas y se propagan muy poco. Las necesidades lo hacen de forma vírica. El ser humano es muy hábil materializando sus fantasmas. Todo el mundo, además, los hace suyos.

Bueno, solo era una reflexión.

Por otra parte, tenemos el mundo de los sentidos. Una pequeña y remota república en el lugar más olvidado de nuestro ser, acorralada por el imperio de la razón. ¿Hasta cuándo?

Desde cuándo, me pregunto. En fin, todo esto son consideraciones que podrían inmiscuirse en el ámbito de ciencias ya consolidadas, como la sociología, la política o la dianética. Mis opiniones parten de una ignorancia supina, basada en el desconocimiento de la indiferencia entre vivir e interpretarse como colectivo.

Pero todo esto son solo reflexiones. Quería explicar aquí que tengo la sensación de que vivimos cada cual un desplazamiento permanente a través de un mundo abarrotado y, sin embargo, a ese travelling todavía no le hemos llamado magia. Aún flota el destino sobre nuestras coronillas atareadas. Nos sobrevuela el azar. En este viaje organizado, vemos las cosas por los ojos de los demás. Existe una extremadamente pulcra sistematización de lo esperado.

Parece que el miedo acabó por vencer a la sorpresa. ¿No les parece, amigos?

 
Anuncios

Etiquetado:, , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo post de reconciliación en Conócete a mí mismo.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: