Guía veraniega 2015 para conocerse a mí mismo

16 julio, 2015 § 1 comentario

Bip

Bip

No podia faltar a la cita ineludible con los lectores de este blog, a los que cada verano lanzo recomendaciones que no me ha pedido nadie para pasar estas semanas tan agradables en las que no debería decírsele a nadie lo que tiene que hacer y mucho menos, recomendárselo. Advertencia: me dirijo a quienes aman el calor, personas normales, como el resto, pero proclives a considerar la canícula como algo que vale la pena. Gente que prefiere sudar en camiseta antes que bajo un abrigo en un sitio con demasiada calefacción. Gente que no tiene inconveniente en compartir la pegajosidad colectiva y asumirla como un principio de igualdad entre las personas. Segunda advertencia: lo que os voy a recomendar son recomendaciones, nada más. Algunas irrealizables. No hay que frustrarse por ello. Total, el resultado va a ser el mismo.

Bien, comenzaremos por las recomendaciones literarias. Pienso que este agosto todos deberíais leer estos libros:

– Personaje inglés en una isla, de Jean-Noël Vuarnet, un libro precioso, traducido por primera vez y publicado por incorpore.

El caso Saint-Fiacre, de Georges Simenon. Una pequeña obra maestra de la intriga costumbrista. Se encuentra por todas partes en edición de bolsillo y de segunda mano. Parece mentira que aún no lo hayáis leído.

Ángeles Fósiles, de Alan Moore, editado por La Felguera, con traducción de Javier Calvo. Aunque se presenta como un libro ilustrado, el texto vale por sí solo, tanto el prólogo de Servando Rocha como el ensayo de Moore, ya que no deja de ser lo único interesante escrito sobre el tema desde hace un siglo, más o menos.

Mondo Brutto nº 43, el acervo imprescindible.

En cuanto a las músicas que iba a recomendar, prefiero que os limitéis a escuchar aquello que teníais previsto sin pensar ni por un momento que os estáis perdiendo algo, porque esa deriva no resulta satisfactoria emocionalmente. Podríais decir que más fácil es encontrar las músicas que los libros, una vez que uno propone una guía, y lo encuentro razonable. Que las pistas anteriores llevarían a búsquedas probablemente destinadas al fracaso… bueno, quizá no tanto en la sencilla, calurosa y amable segunda quincena de julio, pero podría ser cierto. En todo caso… ¿músicas? No es acaso inevitable que suene música en un sitio donde vas a tomar una cerveza tanto como en el que buscas el gazpacho Alvalle en una estantería o  en el teléfono de alguien que se sienta a tu lado en el metro? La música está por todas partes. Es una bonita idea. “La música está por todas partes.” Y sirve para muchas cosas, tanto que podríamos considerarla la única arte aplicada que no ha sido todavía homologada.

Más recomendaciones veraniegas:

– Mirar por ventanas.

– Tocarse las rodillas.

– Considerar la posibilidad de hablar con insectos persistentes.

– Buscar la sombra.

– Hacer encuentros con amigos que se van de vacaciones y se quieren despedir porque te quedas.

– Abandonar los hidratos de carbono a partir del mediodía.

– Pensar en las ranas. (De hecho, pensar en las ranas ayuda a conciliar el sueño; proyectar imágenes de perros también funciona)

– Llegar a la conclusión de que el downtown de Gràcia ya está a reventar de turistas en sus tres fases evolutivas:

1. Larva: Turista miedoso con trolley buscando su hostel con la ayuda del GPS.

2. Crisálida: Turista que se ha hecho con una bicicleta de alquiler y explora la posibilidad de hacer eses por las aceras aterrorizando a los vecinos.

3. Mariposa: Turista borracho en el bar de abajo que ya entiende el idioma porque todos le hablan en un inglés horrible.

Todas estas cosas que se me han ocurrido no son nada comparadas con lo que voy a contar a continuación:

Existe, y eso es terrorífico, una conexión mental entre todos los habitantes de esta ciudad.

Existe, y eso es calorífico, un aumento de la temperatura en los meses de verano en la ciudad.

Existe una forma proboscídea de interesarse por los otros, y eso es una falta de tacto.

Existe, y nadie lo pondrá en duda, el artilugio mecánico que sirve para algo.

Y, sin embargo, nadie se ha manifestado todavía  sobre ese asunto de la mutación. Muchos esperábamos que el cambio, ahora que es tan evidente, sería motivo de alegría y, por qué no, de ponencias, discursos y opiniones. Creíamos que se tornarían practicables los viejos y olvidados caminos hacia una nueva filosofía y una nueva ciencia. Por supuesto, alguna nube de tristeza podría embargar a los que usan los espejos y, por otra parte, era de esperar que las cosas se duplicasen. Y bien, todo esto, a pesar del suspense del párrafo, ha sucedido: la mutación se ha dado, se debate sobre ella, antiguos atajos han sido desbrozados en pos del conocimiento; quienes no son, lo son menos aún y su doble tiembla y se desdibuja con la calima hasta desintegrarse en el aire asfixiante.

Y lo que es, es. O sigue siendo, sin ser ni más ni menos, lo cual, en este manicomio de más de siete mil millones de majaras en órbita anual permanente alrededor  del sol, no deja de ser normal.

De todas formas, sugiero que os fijéis en los detalles.

Anuncios

Etiquetado:, , , , , , , , , , , , , , , ,

§ Una respuesta a Guía veraniega 2015 para conocerse a mí mismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Guía veraniega 2015 para conocerse a mí mismo en Conócete a mí mismo.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: