1 del 1 del (2+0+1+7=10, 1+0=1), ejem.

1 enero, 2017 § Deja un comentario

No sé si cabe destacar que, a estas alturas (200 metros sobre el nivel del mar), hay una tendencia o inercia (quizá se encuentre alguna comodidad en ello o, quién sabe, una profunda incomodidad) a imaginar el mundo cotidiano de la misma forma que imaginamos el otro mundo (el otro mundo es, por simplificación, lo que no llamamos el mundo cotidiano). Creo que es saludable, lástima que lo hagamos sin darnos cuenta. Al fin y al cabo, no existe una verdadera frontera entre ambas cosas (que se relacionan con muchas más, dispuestas en racimos o desperdigadas como nebulosas). Sólo las ideas de nebulosa o racimo ya parecen ser de otro mundo. Fíjense que corresponden a conceptos y, por lo que a mí respecta, jamás me he encontrado un concepto por la calle. Nunca ha venido un concepto a comer a casa y he comprobado que las personas que me son cercanas y con las cuales me relaciono habitualmente más bien son nebulosas o racimos de neuronas y tejidos y carne y huesos, así que deben procesar conceptos como quien separa el grano de la paja. A toda velocidad y con la ayuda del viento y la ley de la gravedad. De todo ello deduzco que no debe de haber una frontera infranqueable entre este mundo de cada día, donde la luz es luz y la oscuridad, oscuridad, y el mundo permanente del que participamos, por ejemplo en el soñar, y del cual nos servimos para el noventa por ciento de las tonterías que gestionamos a diario, donde todo pasa en claroscuro. Todo esto, que parece un galimatías, no es más que una fortuita coincidencia de planos sobre una perspectiva demasiado lineal. Para entendernos, al igual que desde la Tierra el Sol y la Luna parecen tener el mismo tamaño (aunque sea un efecto óptico fruto de la relación entre su distancia y sus dimensiones), la distancia entre nuestra imaginación y sus consecuencias no nos la revela el cerebro. Es más, el cerebro suele quedarse muy sorprendido cuando comprende que acaba de cometer un error de bulto, porque nuestra imaginación es tan versátil como para proyectar una realidad dimensional cotidiana y otra diferente, fantasiosa e inverosímil, y luego acordarse de ambas con la misma intensidad, hasta confundirlas (ejemplos, a miles). Luego, debo deducir que, o bien la realidad cotidiana es fruto de la imaginación o todo aquello que es fruto de la imaginación no tiene por qué no ser real. Ambas posibilidades me parecen respetables. Juntas, son un equipo ganador. También tranquilizan un montón. Sobre todo por la experiencia personal. Si tratáis de relacionar vuestra experiencia personal con los hechos que habéis vivido, descubriréis que muchos de esos hechos han dejado huellas tan irreales como las de un sueño y en cambio ciertos sueños os han acompañado produciendo la incómoda sensación de la certeza. Al menos, a mi me pasa. Pero, claro, no me pasa exactamente a mí, puesto que lo produzco yo. De ahí viene el problema principal, que es que les puede pasar a otros y, en el fondo, tenemos tan poco control sobre los efectos de la imaginación sobre el exterior y tan poco entrenamiento para imaginar, que a todo ello le llamamos ser. No estoy de acuerdo, somos una muy pequeña parte de lo que imaginamos. El resto es proyección. Y resulta que, gracias al esfuerzo de proyección colectivo, logramos armar a diario una realidad más o menos sostenible. En ese contexto, somos información. Pero aquí nos encontramos con la clásica trampa. La imaginación es una facultad humana de tomo y lomo, pero su fuente viene del otro mundo: no dejamos de poner sobre la mesa cartas de juego con viejos iconos que representan situaciones estáticas perennes a las cuales nos adscribimos en tanto las circunstancias (que son una especie de meteorología de la acción) nos lo sugieren. Sólo podemos proporcionar dos tipos de información: como individuos, el arquetipo (el que toque); como colectivo, datos exhaustivos sobre vidas y cuerpos efímeros que otros humanos usan pensándose que saber cosas de los demás es la pera. Bueno, me estaba alejando del tema. Perdón. Recapitulemos: una cinta métrica sirve para medir la distancia, un decibelímetro mide la presión sonora, un espectroscopio mide la luz y la imaginación mide la calidad de la realidad, incluyendo todo lo dicho hasta aquí. La imaginación es una herramienta que no hace falta saber cómo funciona para que funcione (ver política), pero va a resultar que sólo es saludable para todos cuando sabes cómo funciona. De hecho, creo que es la única tarea decente que puede ocupar una vida entera: aprender el funcionamiento del órgano de la imaginación.

“La multitud, a la que no se le había prometido nada, se sentía defraudada, porque no había recibido nada.” (Kurt Vonnegut)

Nos quedaría hablar sobre la relación entre la imaginación, las dimensiones y el tiempo. Se trata de una relación jerárquica. 

Pero voy a dejar este texto aquí, con la facultad que me otorga el hecho de estar ante un ordenador sobre la página de un servidor donde tengo alojado el blog teniendo en cuenta que “A los seres humanos siempre les gustan las máquinas cuyo funcionamiento pueden interrumpir.” (Kurt Vonnegut)

Sean consecuentes.

Ah, sí, feliz año nuevo.

Para saber más sobre el calendario gregoriano, una cúspide remarcable de la imaginación humana: https://es.wikipedia.org/wiki/Calendario_gregoriano

Un poco de radio

26 diciembre, 2016 § Deja un comentario

Son éstas fechas entrañables y no puede haber nada más entrañable que oír mi voz durante un par de horas hablando de cosas que probablemente sólo me interesen a mí aunque una vez constatado que en cada caso hay alguien haciéndomelas decir, cabe la posibilidad de que también le interesen a él. Así que, ¿por qué no pensar que le pueden interesar a alguien más? Es esa sospecha la que me mueve a compartir con los subscriptores de este blog las tres entrevistas que me han hecho recientemente en la radio sobre los dos libros que he publicado este año y sobre mi actividad musical.
 
Entrevista a Víctor Nubla
sobre Les investigacions del cap Pendergast
per Víctor Ferran Mir
Els Experts (icat.cat)
16 de novembre 2016
 
Entrevista a Víctor Nubla
sobre El viaje secreto de Elidan Marau
por Juan Suárez
08 de diciembre 2016
La Libélula (Radio 3)
 
Montaje sonoro con fragmentos de El viaje secreto de Elidan Marau
por Juan Suárez
09 de diciembre 2016
La Libélula (Radio 3)
 
Entrevista a Víctor Nubla
sobre Macromassa, el LEM y todo lo demás
por Javi Álvarez
Con las Ondas en la Masa (Radio del Museo Reina Sofía)
22 de diciembre 2016
 

Tres

6 octubre, 2016 § Deja un comentario

Ayer murió Tres, uno de mis viejos amigos, otro de los nacidos en el 56. Su obra y su vida han sido intensas. Hice música con él, proyectos y otras locuras. Bebimos y reímos y también nos peleamos. Era uno de esos compañeros de viaje con los que te vas encontrando a lo largo de la vida y, aunque no te lo encuentres, siempre está presente. De su carrera artística se hablará en los próximos tiempos porque, una vez reunida, supongo que se valorará mejor de lo que lo ha sido hasta ahora. Su trabajo musical, plástico y performántico es de tomo y lomo. Pionero en muchas cosas (La T), presente en momentos espléndidos de la música de la ciudad (Klamm), artista conceptual (toda su serie sobre El Silencio) y Enestir of Sounds del Evrugo Mental State, entre muchas otras cosas. Trabajé con él en varias de sus abundantes colaboraciones. La primera de ellas fue en 1980 y se llamó UMBN (Ubicuo Magnificat Beriberi Nos), la primera fase de lo que luego se llamaría UMBN Aleatoria, por la que pasaron muchos músicos y en la que yo ya no participé. Debutamos con un concierto a duo en la Festa Major de Gràcia, en la plaza del Sol, donde él tocaba las bases electrónicas y cantaba y yo tocaba la dulzaina electrificada, y conseguimos dejar estupefactos a un millar de personas durante veinte minutos. Me fui encontrando con Tres en muchos proyectos artísticos que no voy a enumerar ahora. También tuve la suerte de participar en 1989 en el disco que hicieron Zush-Tres, “Evrugo Mental State” (gracias a Tres conocí a Evru -el artista antes conocido como Zush-). En aquel disco participamos un puñado de músicos. Durante la grabación, Tres había compuesto un precioso tema psicodélico llamado “On the Rooms of Mush”, que me encanta, y donde me invitaron a poner el clarinete eléctrico. No he dejado de tararearlo esta noche y a lo largo del día, creo que es de lo más bonito que hicimos juntos.

 
Os dejo con él (ahí està Tres, su voz, su música y su recuerdo).
 

Miscelánea de verano

4 agosto, 2016 § Deja un comentario

dues_nenes_anime

El verano es una cosa realmente portentosa. A diferencia de esos mundos neutros e indescifrables de las estaciones intermedias, es tan inconfundible como el invierno, pero no se le parece en nada. Por eso resulta tan fácil de distinguir. Uno va por ahí y ¡zas! de repente es verano. El verano nos parece un momento pasivo pero es cuando se cometen más fiestas, viajes, guerras, masacres, subidas generales de tarifas y crímenes pasionales. Antes servía para demostrar que mientras los políticos estaban de vacaciones los países funcionaban igual, pero hoy en día los políticos aprovechan el verano para trabajar porque hay más espacio en la prensa y los humoristas más mordaces sí que están de vacaciones. El verano también da cuartel a nuestros parásitos más sensibles al frío: un fabuloso mundo de insectos, arácnidos y seres más difíciles de describir se manifiesta sobre nuestra piel y la de nuestros seres queridos con una ferocidad inaudita. Otros seres tan peligrosos y más extraños aún, como las medusas, libran una silenciosa batalla de supervivencia contra el cambio climático acercándose a las playas. La ciudad se llena con el vacío de la gente que viene llena de lo que hay en donde estaban. Son los visitantes. Casi nada de lo que traen sirve aquí. Afortunadamente, gracias al chip psíquico que suministra el ayuntamiento, tardan pocas horas en identificar la pachanga e integrarse en ella.

Sigo reclamando que, ya que todo el mundo ha decidido venir a Barcelona a hacer una fiesta, al menos nos podrían haber dejado elegir la música a los barceloneses. Nos pasamos los veranos haciendo ver que somos idiotas.

Bueno, desde hace tiempo, todo el año.

Me pregunto qué consecuencias puede tener una década de idiotización cultural severa aunque no estoy inquieto porque pronto lo sabremos. A menos que, una vez llegado el momento, no lo podamos distinguir.

En todo caso, aquí va una miscelánea que puede servir para dinamizar los otros momentos del verano:

 

  1. Formas de decir “mondadientes”: stuzzicadenti en italiano, cure-dents en francés, escuradents en catalán, zahnstocher en alemán, tooth-stick en inglés, wykałaczka en polaco y Ho’-DuDwI’ en klingon.
  2.  Formas de matar a un grillo. Se consideran tres: aplastamiento, envenenamiento e incineración.
  3. Única forma de ser devorado por una cantidad no inferior a 5567 grillos adultos: pequeños mordiscos en todo el cuerpo durante al menos, según la ley de Clumb, 300 millones de milisegundos.
  4. Famosas primeras palabras. Carl Sagan: ¡Gu gu! Paracelso: ¡Gu gu! Cristóbal Colón: ¡Gu gu! Hitler: ¡Gu gu! Georges Bush: ¡Gu gu! Tirso de Molina: ¡Gu gu! Marilyn Monroe: ¡Gu gu! Jimi Hendrix: ¡Gu gu! Jack el Destripador: ¡Gu gu! Gengis Kan: ¡Gu gu! Mi vecino de arriba: ¡Gu gu! Moisés: ¡Gu gu! Cleopatra: ¡Gu gu! Hay que remontarse mucho en la vida de esos seres humanos para encontrar tal transparencia en el lenguaje, hay que acercarse lo más posible a la infancia de los artífices de nuestras civilizaciones para encontrar la expresión diáfana de la esencialidad humana. Sin pasarnos de largo, porque entonces los pillaríamos cuando aún no habían nacido. Sus primeros balbuceos pueden llenar libros y libros, pueden ser letras de pop-rock que todo el mundo memorizará, pueden ser códigos secretos… y una diversión para el verano: Imagínese a toda la gente que conoce e incluso a aquella de la que ha oído hablar, diciendo ¡Gu gu! mientras se hacen pis encima en una cuna o algo parecido. Evalúe después sus trayectorias. Compárelas con la suya. Es muy empático porque, aunque usted no puede recordar cuándo dijo ¡Gu gu!, está seguro de haber comenzado así su aventura comunicativa verbal.
  5. “A todos nos gustaría haber asistido al nacimiento de nuestra personalidad pero estábamos muy ocupados diciendo ¡Gu gu! Así forjamos el carácter, así nos enfrentamos a nuestro destino.” (Cofrade Kephet)
  6. Animales sólo visibles con prismáticos un día soleado en el zoo: ninguno.
  7. Calles llamadas Siracusa en Gràcia: una.
  8. Ciudades llamadas Siracusa en Sicilia: una.
  9. Islas llamadas Sicilia en las que hay una ciudad llamada Siracusa: una.
  10. Palabras iguales a Siracusa: Siracusa.
  11. Once palabras totalmente distintas a Siracusa: “animales”, “sólo”, “visibles”, “con”, “prismáticos”, “un”, “día”, “soleado”, “en”, “el”, “zoo”.

 

 

 

 

 

 

 

Caramba, etcétera

29 julio, 2016 § Deja un comentario

enfermos_salvajes

 

Hace tantos meses que mi ordenador entró en lo que llaman insolencia programada que casi no me funcionan los navegadores y mantener este blog está resultando una epopeya gigantesca, molecular y tediosa. Creo que podré actualizar mi sistema operativo sin tener que comprarme un ordenador pero, por el momento, esto es lo que hay. En buena hora se me ocurrió poner gifs animados en el blog. La fosforescencia programada lo primero que se carga es la compatibilidad de formatos. En una guerra a muerte se enfrentan los desarrolladores de software y los modestos macs de hace diez años. Tras estas inevitables disculpas, reanudo mi intervención de la siguiente manera (el tipo es un poco pelma, pero lo que dice acaba estando medianamente bien):

Dicho ésto, la cosa va de que no voy a dejar pasar un verano sin mis recomendaciones veraniegas. Lectores de este blog, si es que queda alguno, aquí van:

  1. Lectura
  • Leer se supone que es bueno. Lea. Lo que sea. El periódico en el bar, el prospecto de un medicamento, el libro de instrucciones de un electrodoméstico. Son buenas lecturas de verano, aunque si se lo puede permitir, le recomiendo “La otra parte”, de Alfred Kubin.
  • Ahora, ya tuteándonos, te recomiendo una novela policíaca de John Verdon que se llama “Sé lo que estás pensando”.
  • A la velocidad que lees, no creo que haga falta recomendarte más libros. Además, el verano no empieza precisamente ahora.

2. Música

  • Estos días, “Atom Heart Mother” de Pink Floyd me ha devuelto la confianza en que una sección de metal, un coro y una motocicleta puedan estimular partes del cerebro totalmente atrofiadas. Con la colaboración de Ron Geesin.

3. Gestualidad

  • Mover los brazos.
  • No mover los brazos.
  • Mover los brazos y las piernas a la vez.
  • Preguntar por una calle. NOTA.- Esta pràctica puede hacerse en tu propio barrio, no hay que ser sincero cuando preguntas por una calle. Aunque sepas dónde está, puedes preguntar por ella. Qué más da. Los vecinos están acostumbrados a orientar, estafar y mesmerizar al extraviado. Es la forma de venganza incruenta que ha elegido la población para defenderse de la gentrificación. Comprobarlo en primera persona es una práctica positiva.

4. Psiquismo

  • Apuntar los sueños en una libreta. Si no los recuerdas, tienes la extraordinaria posibilidad de inventártelos. No la dejes pasar.
  • Mirar fíjamente a los ojos al vecino que te encuentras en el ascensor y al mismo tiempo reproducir mentalmente la cantinela de los niños de San Ildefonso en el sorteo de navidad, sin que él lo sepa.
  • Ir a comprar bacalao al mercado sintiéndote un niño de San Ildefonso.
  • Ir a comprar bacalao al mercado sintiéndote una niña de San Ildefonso.
  • Ir a comprar bacalao al mercado sintiéndote San Ildefonso. 
  • Ir a comprar bacalao al mercado sintiéndote un bacalao.

5. Dislocación

  • Sentirse otro.
  • Sentirse otro que no es el mismo.
  • Estar comprando bacalao al mismo tiempo que tienes un papel secundario en la ópera de Sidney,

6. Contrafuertes

  • Creer en las opiniones que los otros tienen de ti.
  • Hablar con las opiniones que los otros tienen de ti en reuniones informales.
  • Animar a las opiniones que los otros tienen de ti en sus momentos de debilidad.
  • No tener la menor opinión sobre las opiniones que los otros tienen de ti.

7. Vida cotidiana

  • Inclinar la balanza.
  • Crear puntos de apoyo.
  • Respetar puntos de fuga.
  • Preguntarse a menudo cómo puede existir gente tan extraordinaria.
  • Preguntarse a menudo cómo puede existir gente tan dispuesta a no serlo a pesar de todo.
  • No preguntarse nada.

8. Verano, propiamente dicho

  • Reconocer esa mezcla de humedad, pegajosidad y desparpajo que actúa como engrudo.
  • Vivirlo bien.
  • Reconocer que aquí el invierno es mucho peor.
  • Soportar las críticas.

 

 

 

 

 

La trascendencia del pescado

5 febrero, 2016 § 1 comentario

 

la_joven_anime2

Este bloc está experimentando una sutil transformación,

por favor, manténgase a la espera.

Internet está Lleno de Tiempo.

La conferencia ha sido un éxito

24 septiembre, 2015 § Deja un comentario

Edificio cortado por la mitad (Huesca, 2011)

Edificio cortado por la mitad (Huesca, 2011)

La conferencia de pulgones ha sido un éxito. La prensa ha dado fe de ello, dedicando páginas y más páginas a las crónicas del evento. Las fotografías en las portadas de los semanarios también se han entregado a tan brillante acontecimiento, recogiendo las imágenes más sugestivas y los rostros de sus protagonistas. Hoy, concluída ya la conferencia, han comenzado las operaciones de desmontaje de las carpas para pulgones, los auditorios para pulgones y las taquillas para pulgones. También ha comenzado la demolición de los bloques de celdillas con capacidad para ciento cincuenta mil pulgones, que se construyeron provisonalemente para la ocasión. Los pulgones han empezado ya a abandonar la ciudad. Lo hacen ordenadamente, mientras los miles de ciudadanos que han acudido a las terminales de lanzamiento de pulgones los despiden con lágrimas en los ojos. Nada volverá a ser como antes de la conferencia de pulgones, especialmente las zonas agrícolas que rodean la ciudad, con todas sus cosechas arruinadas a consecuencia de los sucesivos talleres prácticos y los variados trabajos de campo que la conferencia incluía en su programa.