Reflexiones en el homenaje a Joan Saura

31 agosto, 2014 § Deja un comentario

Momento del homenaje a Joan Saura en el Mercat de les Flors, el

Momento del homenaje a Joan Saura en el Mercat de les Flors, el 20 de julio de 2014 (foto Oian Arteta)

Fui el 20 de julio al homenaje a Joan Saura que se celebró en el Mercat de les Flors, dentro del Festival Grec, el longevo y emblemático evento mediante el que la ciudad rivaliza con otros destinos culturales algo menos contaminados en los que se celebran festivales de verano de postín.

En el escenario de la sala Maria Aurèlia Capmany, el histórico y como siempre acogedor espacio principal del Mercat, se produjo un concierto-espectáculo realmente espléndido. Naturalmente, unos momentos me pudieron parecer más interesantes que otros, pero en general, y más allá de la nostalgia y la energía que se desprendía del encuentro entre más de un centenar de personas que formaban parte de una generación, o por decirlo aún mejor, parte de una parte de una generación, todo lo que allí se escuchó y se vio era formidable. Gran música y también gran danza. Algo muy difícil de ver en esta ciudad. ¿Chocante? Sí, es muy sorprendente que algunos de los mejores artistas barceloneses, una generación que ha producido algo que a ojos vista consiste en algunas de las mejores músicas europeas de las últimas décadas del Siglo XX, sean a menudo desconocidos para el público, incluso para aquel público que quisiera contar con dicha información. Una generación de músicos que ha sido obviada sistemáticamente. ¿Inusitado? Bueno, es como si hubieran hecho algo malo. Solo falta que les riñan: “¡Que sea la última vez que hacéis música buena! ¡Este es un país cuyas expectativas culturales deben ser sistemáticamente revisadas! ¡No tiene sentido haber creado una escuela innovadora y esperar que alguien lo reconozca! ¡No nos andéis jodiendo con otra Escuela de Barcelona, que la del cine ya no sabemos dónde meterla!”

Sin duda, pasó hace tiempo, pero se sigue practicando en la actualidad. Claro que no se formula con esas palabras. Debe ser un método de entrenamiento en el campo de la gestión.

Así que, desde que se empezó a usar este tipo de apremios allá por los principios de los 80 hasta el 20 de julio de 2014, la sensación de aplastamiento es directamente proporcional al paso del tiempo (y van tres décadas). Joan Saura era un músico muy interesante y una gran persona, y tenía un discurso muy lúcido sobre su relación con la música y la relación de las personas con la música, un discurso que se pudo escuchar a lo largo del espectáculo, mediante proyecciones. Un discurso que también debería haber hecho suyo la ciudad para poder representarse completa.

Las declaraciones de Saura siempre eran interesantes. Quizá fue él quien lanzó el primer disparo con éstas, ya antiguas: “Después, en 1976,  yo fui a la mili y ya no se qué pasó. Cuando volví todo era diferente, todo el mundo hacía rumbas y jotas y cosas para bailar, y justificaban su involución artística por razones sociales: «es lo que el público quiere». Creo que primero retrocedieron musicalmente, viendo que podían hacer músicas que se vendían, y después buscaron la justificación. 
Tuve tal decepción que no dejé la música por casualidad”. Saura no dejó la música, sino que se embarcó en proyectos emblemáticos, como Koniec, y como otros muchos miembros de esa generación, escuela o como se le quiera llamar, tuvo que alternar con la publicidad, la docencia, la pachanga… muchos tuvieron que dedicarse directamente a otros trabajos, al menos quienes los consiguieron.

Aunque han pasado muchos años, las míticas declaraciones sinceras de Joan Saura (y nada polémicas, en el fondo, pues eran una constatación) ni las vicisitudes de todo ese amplio grupo de artistas (nada políticas, en el fondo, pues son una constatación), no han dejado de ser sinceras y politicas. Por eso es tan interesante la música que hacen, no les quepa duda. No porque es intelectual sino porque hay una forma intelectual de hacer esa música que llega física y emocionalmente. Es sincera y es política.

En situaciones normales, son las propias generaciones las que acaban consigo mismas, es posible que por una cuestión de espacio que, en este caso, parece resultar más valioso que el tiempo aunque, no nos engañemos, ambos se traducen en dinero. Decir que el destino de una generación es acabar con la anterior, es sumamente ridículo. Nunca ha habido prueba de ello. Incluso a veces ha sido al revés, las generaciones anteriores han sumido a las posteriores en abismos inmerecidos.

Así que, dándole vueltas a todo esto, cuesta de entender que la institución pública solo haya colaborado en este homenaje cediendo el espacio, los medios técnicos y la difusión para un domingo a las siete de la tarde en un festival que podría haber atraído no solo al centenar y medio de personas que por proximidad generacional, familiar o profesional se acercaron, sino a un nuevo público que hubiera podido descubrir algo que desconoce, probablemente en un horario más masivo, y de paso podría haber remunerado a los artistas participantes y el esfuerzo de producción y ensayos que representó.

Generosidad disuasoria, se podría llamar.

Lo digo solo porque creo sinceramente que se trata de un patrimonio vivo que aporta a la ciudad una categoría que, desde luego, le está costando atesorar.

Las cosas que están a la vista hay que señalarlas. No dejan de existir por mirar hacia otro lado. Barcelona es mucho más interesante porque ha producido esta generación de artistas que por casi todo lo que no ha producido y se enorgullece de pagar a precio de oro.

Entre los músicos que tocaron aquel día había algunos más jóvenes. Podríamos aventurar que la transmisión generacional se ha producido. Pero hacer ciertas músicas, en esta ciudad, es un estigma. Así que probablemente hayan heredado el estigma.

¡Diablos! ¡Fue un concierto excepcional! Fue un lujo.

Diré los nombres de los músicos, pero no por compromiso, sino porque resulta imprescindible y, aunque otros no subieron al escenario, esa generación y algunas posteriores estaban plenamente representadas:

Adrià Bofarull, Agustí Martínez, Alfredo Costa Monteiro, Anna Subirana, Diego Burrián, Eduard Altaba, Ferran Fages, Imma Udina, Liba Villavecchia, Mariona Sagarra, Nuno Rebelo, Oriol Perucho, Pablo Bélez, Quicu Samsó, Rafael Zaragoza, Ramon Calduch, Ruth Barberan, Saki Guillem y Xavi Tort. Y los bailarines Andrés Corchero, Àngels Margarit, Bebeto Cidra, Constanza Brncic, María Muñoz y Toni Mira.

Como decía, de lujo. Una ciudad normal debería estar orgullosa de contar con una corriente musical como ésta. Tan variada y tan rica. Pero esta no debe ser una ciudad normal. Se nota en muchos aspectos, todos los días. También musicalmente.

Anuncios

Etiquetado:, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Reflexiones en el homenaje a Joan Saura en Conócete a mí mismo.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: